22 de noviembre de 2015

Extracto nº1: César y Dana


¡Hola, queridos lectores! Hoy en principio no iba a publicar nada más, pero he querido compartir con vosotros un fragmento de una nueva novela que estoy escribiendo y que me emociona mucho. Tanto, que no puedo dejar de pensar en ella. A los que, como yo, escribís, ¿os ha pasado también? Porque en mi caso, cuando eso pasa tengo que ponerme manos a la obra mientras la inspiración esté ahí haciendo de las suyas. Aún no tengo un título para esta nueva novela, pero sé que pronto me vendrá. Y cuando eso ocurra, sé que será el adecuado.


···

Imagen sacada de Google y usada sin fines de lucro.
Puedes leer este fragmento con la música que me inspiró: Taking over me (Evanescence).

Generalmente, los nombres de los extractos serán los de los personajes que aparezcan.


Pensaba que estaba completamente sola en aquella casa tan grande. Ni en mis mejores sueños hubiera imaginado que podría entrar en un sitio parecido y, por eso, decidí hacer un tour. Quizá me metiera en problemas por entrar en lugares que no debería, pero estaba dispuesta a correr ese riesgo. 

Porque quien no arriesga, no gana.

Empecé por el lugar que me producía mucha más curiosidad: la habitación del anfitrión. 

Abrí con cuidado la puerta, quizá con la prudencia de no despertar sospechas cuando él volviera. Avancé a través de la habitación disfrutando de lo que veía, con paso lento pero decidido. Podía jurar que era la más grande de toda la casa, pues aún no había podido divisar la mullida cama donde seguramente dormía. Solo había un escritorio de madera con su correspondiente silla, varias estanterías llenas de libros, un sillón y un sofá que parecían ser bastante cómodos. Pensé en sentarme, pero al observar mejor y ver que era de cuero, deseché la idea. 

Sobre todo cuando, al poner mayor atención a los sonidos del silencio, unos gemidos llamaron mi atención. En principio, entré en pánico al pensar que pudiera haber un fantasma. Aunque fuera la primera vez en varias semanas que los escuchaba. Continué avanzando por la habitación en busca de la dichosa cama, pero al encontrar una apertura y girar, encontré una imagen que no me hubiera gustado ver. 

El cuerpo de una mujer a la que no conocía estaba sobre el de un hombre que se dedicaba a besarle el cuello. Quedé aún más petrificada al descubrir, cuando él subió la mirada, que se trataba de César. Él me miró con esa mirada intensa y penetrante que tanto le caracterizaba y, tras unos segundos en los que pude reaccionar, me marché lo más rápido que pude de allí sin hacer el menor ruido.

Cuando llegué a mi habitación, mi respiración seguía acelerada. Mi expedición había sido cancelada provisionalmente tras aquella visión tan excitante. Mi espalda apoyada sobre la puerta cerrada fue cediendo al cansancio de mis piernas, deslizándose por la madera con tal suavidad y rapidez que pronto toqué el suelo. Su frialdad me hizo regresar a la realidad y pensar en la posibilidad de que me regañara en cuanto terminara lo que estaba haciendo. Aunque sabía que no lo haría, él no era de muchas palabras. 

Pero entonces, oí el ruido de unos nudillos sobre la puerta. Mi cuerpo se tensó al creer en la remota posibilidad de que fuera él. Pero ¿por qué me ponía tan nerviosa? No tenía sentido. Pero la insistencia al llamar provocó que, de un salto, me incorporara y abriera la puerta. Sin recomponerme ni estar preparada.

Encontré su torso desnudo en primer lugar, después mi mirada ascendió hasta su rostro, que estaba serio. Como muchas otras veces. Sin decir ni una palabra, entró en la habitación y se situó en el centro. Al no ser tan grande como la suya, apenas había separación entre nuestros cuerpos. Cerré la puerta en un acto reflejo, sin saber bien que lo estaba haciendo, mientras de nuevo apoyaba la espalda sobre ella y esperaba a que dijera algo. ¿O es que iba a quedarse callado todo el tiempo?

―¿Qué hacías en mi habitación, Dana?

―Pensaba que estaba sola en casa y decidí entrar a curiosear. Para qué le voy a mentir.

―Deberías tener más cuidado la próxima vez y cerciorarte antes de pensar siquiera en volver a entrar en mi habitación.

Su voz varonil no dejaba lugar para las emociones. Era como si no sintiera nada al hablar conmigo o no pensara en la posibilidad de disculparse por la situación que había tenido que presenciar. Pero ¿cómo iba a disculparse si seguramente esperaba que lo hiciera yo por cotilla?

César caminó hacia mí sin ningún tipo de pausa, mirándome sin bajar la mirada. Yo mantuve la mía sobre sus pectorales definidos durante un rato, pero cuando estuvo a escasa distancia de mi cuerpo, mis ojos subieron hasta los suyos. Algunos mechones de su pelo caían sobre su frente, haciéndole aún más atractivo de lo que ya era. Apoyó las manos sobre la puerta e inclinó su cuerpo sobre el mío solo lo suficiente para que su rostro quedara a mi altura.

Los nervios volvieron a jugarme malas pasadas a causa de su excesiva cercanía.

―Sería un placer devorarte aquí y ahora ―En ningún momento su tono de voz cambió. Ni siquiera cuando sus dedos empezaron a acariciar mi mejilla con suavidad, como si temiera que me desvaneciera. Un estremecimiento recorrió toda mi espina dorsal y mi cuerpo tembló sin poder remediarlo. ¡Maldita sea!―, pero no lo haré.

Apartó su cuerpo dejándome vía libre para que dejara de apoyar la espalda sobre la puerta y así dejar que saliera tranquilamente de mi habitación. Dejé espacio para que él mismo pudiera abrirla, pero antes de que se marchara, me armé de valor y dije:

―Está muy equivocado si piensa que voy a caer en sus redes tan fácilmente, señor ―Hice especial énfasis al pronunciar la última palabra.

Mi mirada desafiante debía bastar para que su rostro cambiara. Y lo hizo, para emitir una carcajada que duró menos de un minuto.

―Si quisiera, ahora mismo estarías comiendo de mi mano.

Salió de mi habitación dejándome sola, desarmada y con sus palabras aún en mi cabeza.


¿Qué os ha parecido? ¿Os gustaría leer más y conocer la historia de Dana y César?
¿Os gustaría verla en el blog en el futuro y/o publicada en Amazon?
Lo sé, lo sé, solo es un extracto, pero ¿qué más da?

Entradas relacionadas

16 comentarios:

  1. "Sería un placer devorarte aquí y ahora..." ¡OMG! Quiero leer eso :3
    Felicidades por el nuevo blog, está precioso y por lo que veo el contenido es de mi gusto, así que voy a andar seguido por acá.
    Muchos éxitos, soy la seguidora número 20 y que tengas muchos más ♥
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Es verdad, que emoción me da que seas la número 20. Yo me conformo con que los que seáis me comentéis, como haces tú. ¡Ains, si es que eres un sol! Me alegra que te guste el contenido.

      Respecto a esa frase, fue genial meterme en la piel de César para esa frase, el resto y esa actitud que tiene tan... tan de él jaja. Ains, saber que te gusta me anima muchísimo más para seguir escribiendo y pensar en publicarla aquí *-*

      Saludos <3

      Eliminar
  2. OMG! Pero pero pero pero. Me he acalorado y todo. Me ha gustado mucho el extracto, y eso que me falta muchísimo contexto. Normal que te guste tanto esta historia, ¡como para no! Espero poder leer más de ella pronto, que me has dejado encantada.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen los extractos o fragmentos, que lees sin saber qué ocurre antes o después con los personajes.Me alegra muchísimo, no sabes cuánto, que te guste y te tenga encantada; seguramente más adelante empiece a escribir en el blog desde el principio (cuando ya tenga la historia más avanzada, claro).

      Saludos, Gema, gracias por pasarte <3

      Eliminar
  3. Madre del amor hermoso, yo quiero un hombre así jajajaja. Me ha gustado mucho la actitud de ella, ya quiero leer más, se me hizo cortísimo xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡UY! No sabes lo que dices... ¡Nos va a traer de cabeza! Eso sí, sexy es a rabiar jajaja. A mí ya me tiene enamorada y apenas he escrito sobre él, así que imagínate... Me alegra que te guste, más adelante (lo siento por tener que haceros esperar jaja) quizá empiece a publicar algunos capítulos *-*

      Gracias por pasarte, es tan corto que da tiempo a leerlo en poco tiempo jaja.

      Eliminar
    2. Corto, pero intenso xD Bueno, tarda lo que tengas que tardar para que quede a tu gusto que yo esperaré jajajajaja.

      Eliminar
    3. Sí, más que nada porque lo que estoy haciendo es escribir escenas sueltas que luego iré uniendo. Y quería compartir mi emoción con esta novela con todo aquel que quisiera leerme ^^

      Eliminar
  4. Ainsss que manera de empezar!! Nos pones la miel en los labios para luego quitarnosla, mal muy mal, eso no se hace!! Jajajaja Me has dejado con ganas de más, seguro que como César a Dana!! Jojojo
    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... para que veas que no eres la única malvada que deja con ganas de más a sus lectores... Y yo puedo ser peor jojojo. Más adelante os mostraré el verdadero comienzo, pues esta es solo una de las escenas entre ellos dos. Estoy saciando mi sed de escritora y lectora y fangirl y todo jajaja.

      Saludos.

      Eliminar
  5. ¡Hola! UYYYYYYYYYY que emocionante : D estaré atenta a la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Laura! Gracias por pasarte e interesarte jeje. En cuanto tenga gran parte de la novela, como mínimo, empezaré a subirla *O*.

      Saludos.

      Es una de esas novelas que tengo que compartir sí o sí para fangirlear con los que me lean jaja.

      Eliminar
  6. Me dejó con ganas de más, incluso cuando leí lo que él le decía a ella: "Sería un placer devorarte aquí y ahora...", mi pensamiento de pervertida mil veces dijo: "hacelo" jajajajaja.
    Es todo tan misterioso, a medida que iba leyendo, se me venían a la mente muchas cosas y escenas de otros libros que leí o películas que vi, pienso muchas cosas de él sobre todo. Es misterioso y creo que a Dana la deja con ganas de más también xD.
    Qué genial fragmento, me encantaría seguir leyéndolo.
    Un beso, :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja soy así de malvada, qué se le va a hacer. De todas formas, fue algo que escribí y con la llegada del especial del blog decidí compartirlo para saber la opinión de mis lectores. Me agrada saber que gusta *O*

      Esa frase es tan genial que no recuerdo cómo se me ocurrió. Estaba muy sumergida en la escena, creo que fue eso ;D

      Muchas gracias <3

      Eliminar
  7. A mí me encantaría saber más de esta historia!!! Me encanta ese misterio que guardas en los personajes, me haces sentir parte de ellos aunque solo sea en un extracto. Una vez más, me quito el sombrero. Leerte nunca decepciona. Besotes, amiga! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, vaya... ¿Y ahora qué te digo yo después de leer tus palabras? Esta es una de esas novelas que sé que disfrutaré escribiendo y leyendo cuando esté terminada. Es una de mis favoritas, aunque aún no haya empezado propiamente a escribirla.

      Me alegra que te haya gustado este extracto y que desees saber más. Espero poder daros más información dentro de unos meses (lo siento por la espera) ^^

      Saludos <3

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.