Invitada especial de marzo: Aoife Awen


¿Cómo os está tratando marzo? Yo ya puedo decir que he empezado fuerte con los exámenes, aunque hasta este momento solo haya hecho uno. ¡Pero quedan dos bastante duros! En fin, por suerte esto de programar las entradas del blog del mes, las que tengo pensadas sí o sí, me está ayudando a mantener cierto ritmo aunque apenas pueda dedicarle el tiempo que quisiera.

En esta ocasión, como bien habréis podido deducir por el título, tengo como invitada a Aoife Awen, autora de la bilogía: El corazón y la espada, cuya primera parte podréis conseguir en amazon. No os entretengo más, os dejo con la protagonista de hoy que os trae un tema para debatir. ¡Espero que participéis muchos!


DEBATE: Historias de fantasía romántica para mujeres adultas: 
¿Han dejado de estar de moda? ¿Lo han estado alguna vez?

Mi nombre es Aoife Awen y soy la autora de la bilogía “El corazón & la espada”, una novela romántica para adultos que mezcla fantasía, edad media y aventuras. Al adentrarme en el mundo de la publicación o más bien auto publicación de un libro de estas características, me he dado cuenta de que la fantasía adulta no está entre las preferencias para las mujeres de más de 18 años ni a la hora de leer, ni de publicar o auto publicar. Aunque los catálogos están llenitos de novelas auto publicadas con más o menos profesionalidad, la mayoría de autoras se decantan por escribir historias de amor realistas y son las más fáciles de encontrar tanto en Amazon como en las demás plataformas y librerías. Así mismo, del tipo de historias que se eligen para leer, así a ojo, más o menos, el 70% son romances contemporáneos, ya sean chick-lit, comedias, dramas..., el 20% romances históricos, el 9% romances paranormales o sobrenaturales eso sí, contemporáneos, y solo un 1% (por decir algo) son romances con espada y brujería.

¿Dónde están las fantasías románticas adultas? ¿Las historias sobre guerreros audaces enamorados y mundos mágicos? Desde luego, entre las preferencias de las escritoras y sobretodo consumidoras de romántica actuales de más de 18 años, no.

En los lectores masculinos, sin embargo, el género fantástico-épico (no romántico, eso sí) se mantiene siempre ahí.

¿Es solo una cuestión de modas? ¿O un género solo aceptado por chicos... y chicas con inquietudes que tienen que ver con el rol, el anime y los videojuegos, no siendo esto lo más habitual entre el género femenino? ¿Es por eso que ese género o subgénero nunca está entre los principales tampoco en cuanto a romance? Hablo de mujeres por ejemplo, de más de 20 años, pues en novela juvenil sí que existen y tienen éxito novelas que te llevan a mundos paralelos y romances, siendo estos juveniles o new adult pero a partir de cierta edad, o se continúa leyendo género juvenil, o si se pasa al adulto, parece que se cambia de gustos decantándose hacia la realidad. ¿Será que las mujeres preferimos leer sobre cosas con las que fantaseamos que nos pueden suceder en realidad, y esto con la fantasía romántica no puede ser porque ya no hay caballeros ni existen otros mundos? Supongo que es más probable conocer a un bombero que a un guerrero de la orden del Halcón (xD).

En realidad, esta teoría tampoco me convence ya que de las escasas mujeres adultas que leen fantasía, la mayoría continúan leyendo juvenil. ¿Y qué diferencia puede haber entre fantasía romántica adulta y fantasía romántica juvenil? El sexo, y la sangre. Pero por el sexo no será, porque la novela erótica está en auge. Entonces solo nos queda la sangre, tramas quizá más violentas y crudas. ¿Será eso lo que ‘echa para atrás’?

¿Estará la fantasía romántica de moda algún día o es una causa perdida cuando es para mujeres mayores de 18? ¿Qué opináis vosotras?


3 comentarios:

  1. ¡Hey! Encantada de conocerte, Aoife.

    La verdad es que no puedo opinar mucho ya que en un mes más o menos cumplo los 19, pero me ha llamado bastante la atención lo que comentas. ¿Dónde están las novelas fantásticas románticas adultas? Sí, da la impresión que todas las de ese estilo se quedan como "encalladas" en la Literatura Juvenil y el Young Adult... Hum... Y no porque sus autoras sean jóvenes, precisamente.
    Es curioso, y lo llevo viendo desde que colaboro en la Revista Juvenil de La Avenida de los Libros.

    En mi opinión no me van mucho las etiquetas. Desde que me aficioné a la lectura (a devorar libros, más bien), hace unos diez años, he leído todo lo que ha caído en mis manos fuera del género que fuera, centrándome sobre todo en la fantasía. Espero que con el paso de los años eso siga así, y que gracias autoras como tú me encuentre fantasía, aventuras y romance en armonía y ¿por qué no? dirigido a mujeres adultas ;)

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por la entrada, Rocío! :*** ¡Un placer ser tu invitada del mes!

    ¡Lo mismo digo, Dafne! Ufff pensaba que en el fondo, mi impresión era errónea pero veo que también te has percatado de ello. Esperemos que sí, pero eso depende de que se nos de una oportunidad de ser leías pese a no ser juveniles, y creo que, por lo que llevo viendo desde que publiqué hace un año, es algo complicado.
    Me he encontrado con lectoras de fantasía que les echa para atrás que haya romance, y a lectoras de romántica a quienes no les convence leerlo porque tiene fantasía, y cuando no, la pega es que tenga escenas eróticas porque suelen leer juvenil xD Poco a poco.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer ha sido mío, me alegra que aceptaras :D

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos o entradas sobre otros temas, ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.

Con la tecnología de Blogger.