11 de marzo de 2017

Una romántica en el gimnasio | Episodio introductorio


¡Muy buenas! Febrero es el mes de los estrenos, ¿no crees? Primero la iniciativa ICUE y ahora esta nueva sección por capítulos que seguro que te encantará. Te preguntarás qué tiene que ver el gimnasio con mis experiencias como escritora, ¿verdad? Bastante más de lo que crees. Quizá si has ido al gimnasio alguna vez estés pensando en las cosas que has hecho para conseguir entender por dónde quiero ir, pero no hará falta porque te explicaré en breve a qué me refiero.

Desde la primera vez que me apunté a uno, al principio no, pero cuando pasaron unos días empecé a aprovechar mi estancia allí para darle alas a mi imaginación y dejar que algunas escenas de mis libros se desenvolvieran solas. Es curioso que después de un tiempo sin ir a uno y apuntarme a otro, me sucediera lo mismo sin proponérmelo de antemano. Y lo mismo me ha sucedido cuando he empezado a ir al nuevo. La intención de esta nueva sección es poder contaros un poco sobre estas experiencias, aunque también cuente algunas cosas curiosas de las que suceden mientras estoy haciendo ejercicio... Si después de saber de qué va esto quieres seguir leyendo, adelante. ¡Seguro que te divertirás! Y sino, al menos espero que aprendas algo nuevo.

Debo reconocer que es la primera vez que me siento tan a gusto yendo al gimnasio. Tanto los monitores como la gente que acude a hacer ejercicio son bastante majos, por lo que ya solo por el hecho de saludarme aunque no me conozcan me anima muchísimo. Al principio tuve que aprender a adaptarme con la ayuda de mi padre, ya que no sabía manejar algunas de las máquinas y otras parecían resistirse a que yo las usara. Cuando al fin supe más o menos cómo funcionaban las que me interesaban, empecé a concentrarme en hacer ejercicio y mantener la mente ocupada mientras tanto. No sabes lo que es estar en la cinta o en la bicicleta sin nada mejor que hacer que mover las piernas. Así que empecé a pensar en algunas de las ideas que rondaban mi mente para darles un poco más de forma. A veces, incluso pensaba en Olivia y Víctor, o en uno de los dos, y dejaba que la imaginación volara sola hasta lugares insospechados. Alguna vez pensé en escribir algo desde la perspectiva de Víctor fuera de la trama de Ritual, pero siempre lo acababa desechando en pos de otras ideas y otros proyectos que tenían que salir adelante.

No sé en qué mes sucedió, pero me llegó una idea que me entusiasmó muchísimo tras ver la película El beso del dragón. ¿Sabes lo que es ver una película y, durante una secuencia de escenas, llegarte un flash en forma de idea? Para mí eso es maravilloso, por eso tomé con ganas lo que mi imaginación me estaba entregando. Así, durante los siguientes días no podía dejar de pensar en mis protagonistas, en la trama y en la historia de amor que quería narrar como parte fundamental de la historia. No te hablaré mucho de ella porque no es el momento y ni siquiera empecé a escribirla, pero seguro que más adelante podrás saber un poco más de ella.

Antes de terminar con este episodio quería decirte que, aunque en un principio no sea esa la intención, también encontrarás en algunos de ellos menciones a otras personas anónimas que acuden al mismo gimnasio que yo. Personas que me inspiran con poca cosa u otro tipo de personas que ayudarán a alegrarte la imaginación... ¿Te gusta la idea?

Esta sección pretende ser publicada una vez a la semana o una vez cada dos semanas. Como ya sabes por cómo describí esta sección en la primera entrada del año, lo que predominará en estos episodios será mi experiencia allí como escritora, así que no esperes mucho más aparte de eso y lo que he especificado en el párrafo anterior.


La extensión de estas entradas podrá variar conforme pasen los episodios, pero intentaré que no sean entradas demasiado largas. Espero que esta introducción te haya gustado y te haya dejado con ganas de leer más sobre mis aventuras en el gimnasio. ¡Te espero en los comentarios!

Entradas relacionadas

4 comentarios:

  1. Deseando estoy de leer ese primer capítulo *-*
    Seguro que va a ser de lo más curioso... No te voy a negar que me intriga bastante lo que nos vas a contar en esta sección xD
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo un poco, querida Kiera. Aunque me centraré en lo que me inspira, no creo poder evitar comentar otras cosas jejeje. ¡Espero que te guste lo que vaya publicando!

      Gracias por pasarte ^^

      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy interesante ;) La verdad es que la inspiración llega cuando menos la esperamos...
    Personalmente no soy muy pro de ir al gimnasio (prefiero hacer deporte al aire libre con mi pareja y bueno, adoro bailar *__*, así que me paso todo el día bailoteando) pero me alegro mucho de que a ti te resulte. ¡A ver qué nos cuentas en los próximos episodios!
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por pasarte! Dentro de dos semanas habrá nuevo episodio que espero que al menos sea entretenido jejeje. Yo prefiero ir al gimnasio más que nada porque así me obligo a hacer ejercicio (por eso de que estamos pagando por ir) y, aunque este mes no estoy yendo porque tengo muchos exámenes y no puedo perder dos horas allí, espero poder retomarlo con ganas el mes que viene. ¡Ya os iré contando!

      Saludos <3

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.