Extracto nº5: Raquel y Óscar


Y volvemos al tema sueños. ¿Por qué será que me inspiran tanto, por muy raros que sean? Sea como sea, me encanta que así sea, ya que puedo adaptar la gran mayoría de ellos a la novela que estoy escribiendo sobre los sueños, o en otras que tengo ya pensadas, pero no completamente hiladas (como la que presento en esta entrada). En esta ocasión, el fragmento que quiero compartir contigo es más corto que el resto, pero tan intenso que espero que te deje huella y desees conocer más sobre los protagonistas. ¿Adivinas de qué novela podría ser? ¿No? Lo entiendo, es algo difícil sin antecedentes. En fin, no te entretengo más. ¡Espero que lo disfrutes!


Gif ilustrativo extraído de Google Imágenes.

Lo último que esperaba Raquel era encontrarse con Óscar después de aquel sueño que había tenido con él. Con la importancia que ella daba a lo que soñaba, no podía evitar pensar en la posibilidad de que él le gustara. Así, sin preámbulos que valieran. Había sentido tanto, que temía que al verle le ocurriera lo mismo y no pudiera ocultar sus sentimientos. ¿Cómo podía ser posible si solo había hablado un día con él de los dos que lo había visto? Por ese motivo empezó a pensar, como siempre, en que se trataría de una tontería, un simple capricho provocado por su propio subconsciente. ¡Hubiera sido tan fácil si no lo hubiera visto! Pero ahí estaba, ante ella, mostrándole una sonrisa. ¿Cómo evitar sentirse así?

—Le comenté a Malena que podrías venir a estudiar con nosotros cuando desees.

—Me encantaría… —Sonrió ella— Quiero decir… Prefiero estudiar con alguien porque me distraigo menos, aunque no lo parezca.

—Estupendo.

Se quedaron en silencio mirándose a los ojos. Raquel sintió la necesidad de apartar su mirada, pues de no hacerlo podría llegar a sonrojarse debido al recuerdo de sus sueños. Sin embargo, no lo hizo. Por primera vez en mucho tiempo, mantuvo su mirada fija en la del chico que le gustaba. Sus cuerpos se acercaron un poco más de lo debido sin darse cuenta. Hubiera querido besarle para saber cómo era su sabor y qué sentiría al hacerlo, pero se contuvo. A su alrededor, otros estudiantes iban y venían. Raquel carraspeó.

—Debería ir a clase, no me gusta llegar tarde.

—¿Nos vemos luego? —preguntó él.

Sí o no. Una respuesta simple. Sin embargo, ella no supo qué decir y se marchó. Si él se quedaba estudiando, ya sabría dónde encontrarle si al final decidía que era un sí.


¿Qué te ha parecido? No olvides dejar tu comentario a continuación.

1 comentario:

  1. ¿Hola? Quiero leer la historia completa *__*
    No hay más que decir.
    ¡Besos!

    PD: Bueno, sí que tengo que decir una cosa... OLIVIA WILD en el gif.

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, por lo que si lees alguno de los capítulos o entradas sobre otros temas, ¿qué te impide expresar tu opinión? Estaré encantada de leerte y responder si es necesario. ¡Anímate a hacerlo! Eso sí, te agradecería que lo hicieras con respeto y sin insultar <3
El spam no está permitido bajo ningún concepto (salvo en la sección de Afiliados para anunciar que te has llevado el botón). Asimismo, si deseas que me pase por tu blog para curiosear o que me pase por alguna iniciativa, tag, premio, etc; te espero por el Libro de visitas.

Con la tecnología de Blogger.